LAS MATEMÁTICAS DEL EGOÍSMO

Juan 15:12-14 (versión NVI) Y este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado.  Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos.  Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando.

La expresión más grande de amor la vemos en el sacrificio de Jesús en la cruz por cada uno de nosotros, para salvar nuestras vidas, para que pudiéramos tener una relación con Dios y la esperanza de una vida diferente y la vida eterna. No escatimó dolor, sacrificio, temor; de hecho antes de morir físicamente en la cruz, murió a sí mismo en lo interior de su ser.  Dios nos envía a replicar ese acto de amor, a obedecerlo. Nadie cercano a Dios puede estar en desacuerdo con esta enseñanza: AMAR AL PRÓJIMO, que no hay amor más grande, como dice la escritura, que hacer algo por nuestro prójimo, al extremo de llegar a dar la vida si es necesario.

En el contexto que estamos viviendo mundialmente, enfrentando la PANDEMIA DEL COVID-19, obedecer esta escritura se hace imprescindible ¿por qué? Porque en la lucha contra esta Pandemia, todos  tenemos un papel activo e importante y todo tiene que ver con el prójimo, con hacer algo o dejar de hacer algo, que termina siendo tan crucial, que el resultado de nuestras decisiones se traduce en que podemos salvar la vida no de uno, no solo de nuestros amigos o familiares, sino de muchos, de tu país, del mundo entero.  No es una exageración, ojalá fuera una exageración, pero la realidad es que hoy tenemos la oportunidad de “salvar vidas”, recuerdas cuantas veces de pequeño quisiste ser bombero, enfermera, policía o doctor, porque sentías el impulso de ayudar a otros, el corazón de un niño es compasivo por eso Jesús dijo:

Mateo 19:14 (versión NVI)  Jesús dijo: “Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de los cielos es de quienes son como ellos”

Y cuántos de nosotros adolescentes o adultos hemos sentido el impulso de querer hacer algo por otros, pero muchas veces nos encontramos con que no tenemos recursos económicos para ayudar o no tenemos el tiempo para realizar un voluntariado o pensamos que lo que podemos hacer al final, no causa un gran impacto y eso nos desmotiva, pero hoy por hoy, NUNCA fue tan fácil hacer algo tan grande, que resulte en salvar vidas y es QUEDARTE EN CASA, no pensando en ti (qué aburrido, ¿qué voy hacer?, no es para tanto, si me contagio no moriré por que no soy adulto mayor, ¿que va a pasar con mi trabajo?, ¿pasaremos hambre y no podremos pagar las cuentas?) Dios que ha permitido todo esto, nos ayudará a salir adelante de maneras que no te imaginas. Quédate en casa pensando que evitarás la posibilidad de contagio para ti y tu familia, tus amigos y todo tu entorno.  Eso significa que con tu decisión impactas a 4, 20, 40 personas que terminan siendo tu entorno cercano, por ejemplo: tú no ves importante quedarte en casa por la razón que sea y sales a la calle, o tienes una empresa y por miedo a quebrar y pasar necesidad, insistes en seguir operaciones y exponer a tus empleados a salir de casa, puede pasar que ni siquiera hayas tenido mayor interacción con personas, pero igual el virus está no solo en las personas, sino en las superficies, total, es que te contagias y llegas a casa y contagias a tu familia cercana y si sigues saliendo, lo más probable es que contagies a tu entorno cercano. Si aplicamos las estadísticas, tú probablemente contagies a 4 y esos 4 cada uno a 4, ya son 16, y esos 16 se vuelven 64 y si hay 100 personas como tú, según las matemáticas, serán 6400 infectados y más.  “Estas son las matemáticas del egoísmo”

En las “matemáticas del egoísmo” se hace más crudo y cruel el significado de una sola decisión personal: No quedarme en casa, si te contagias no solo la pasarás mal físicamente y es una lotería ahora, saber si llegas a ser la excepción de los que mueren sin tener una edad de riesgo o enfermedades previas, ya ha pasado, sino de todas maneras tendrán que aislarte y no en la comodidad de tu hogar donde puedes ver Netflix o la televisión o estar en familia y si entre los que contagias se encuentra una persona que llegue a necesitar respirador artificial para vivir, pero como muchos como tú decidieron arriesgarse y salir, hay tantos infectados al mismo tiempo que ya no hay respiradores, el sistema de salud colapsa, porque son muchos los enfermos al mismo tiempo, ¿cómo te sentirías si esa persona muere?

El virus COVID-19 seguirá con nosotros, será parte de las posibles enfermedades que podemos enfrentar como la varicela o hepatitis, sin duda, la vacuna llegará y no tendremos que tomar medidas tan extremas como las de ahorita, pero la meta hoy por hoy es: detener la velocidad del contagio para que no colapse el sistema de salud.

Filipenses 2:3-5 (versión NVI) No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. Cada uno debe velar no solo por sus propios intereses, sino también por los intereses de los demás.

No desperdicies esta gran oportunidad para vencer el egoísmo, velemos por los intereses de los demás, inspírate en este tiempo de crisis para que tus decisiones salven vidas: quédate en casa, prepara una bolsa de víveres para compartir cuando sepas de alguien que está pasando necesidad, utiliza tus redes sociales para hacer conciencia de la situación actual.

Hechos 20:35 (versión NVI) Con mi ejemplo les he mostrado que es preciso trabajar duro para ayudar a los necesitados, recordando las palabras del Señor Jesús: “Hay más dicha en dar que en recibir”.

Te garantizo que, si tomas cada decisión con amor, responsabilidad y pensando en tu prójimo, tendrás una alegría desbordante en el corazón, serás parte de la victoria, podrás decir: ¨yo contribuí a frenar el COVID-19 en mi país”.  Es tiempo de contagiar a otros, pero de amor, de inspiración, de responsabilidad, de fe, de unión, de un corazón sincero que obedece y honra a Dios con sus acciones.

“Las matemáticas del egoísmo restan, pero las matemáticas del amor suman”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s