RECETA DIVINA: 6 PASOS PARA COMBATIR LA ANGUSTIA

Filipenses 4:4-9 (Versión DHH) Alégrense siempre en el Señor. Repito: ¡Alégrense! Que todos los conozcan a ustedes como personas bondadosas. El Señor está cerca. No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle, y denle gracias también. Así Dios les dará su paz, que es más grande de lo que el hombre puede entender; y esta paz cuidará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús.Por último, hermanos, piensen en todo lo verdadero, en todo lo que es digno de respeto, en todo lo recto, en todo lo puro, en todo lo agradable, en todo lo que tiene buena fama. Piensen en toda clase de virtudes, en todo lo que merece alabanza.Sigan practicando lo que les enseñé y las instrucciones que les di, lo que me oyeron decir y lo que me vieron hacer: háganlo así y el Dios de paz estará con ustedes.

  1. Oración     Habla con Dios todos los días, mejor si es lo primero que haces antes de empezar el trajín del día, exprésale cómo te sientes, no importa si no has hablado con Él por muchos años o nunca. No tienes que repetir frases aprendidas, solo dile lo que piensas y sientes como a un amigo, como a un padre amoroso, con la certeza que puede y quiere ayudarte.  Dios te ama y quiere que te acerques con confianza.  Dile cuáles son tus miedos, que te aflige, pídele de forma específica su ayuda.  Enfócate en tu corazón más que en las cosas externas, pues no tenemos el control de estas cosas.  Si en tu corazón tienes paz y fe, se podrá estar cayendo el mundo a tu alrededor, que no te angustiarás, podrás soportar las dificultades con paciencia y esperanza, experimentando sentimientos agradables.
  2. Gratitud     Cuando ores, recuerda lo que tienes y dale gracias a Dios por ello, reconoce que todo lo bueno que tienes Dios te lo ha dado, aunque te parezca poco, si te enfocas en agradecer tu perspectiva cambiará y verás que tienes mucho.  Agradece por tu familia, aunque no sea perfecta (ninguna familia lo es) por el trabajo, porque tienes un techo donde vivir, porque has podido comer pan y frijolitos y no has dejado de comer al punto de morir de hambre.  Si te cuesta sentir gratitud, has una lista de todo lo que tienes, hasta lo que te parezca insignificante y da gracias todos los días.
  3. Mente positiva    Piensa en todo lo bueno, no des cabida a los malos pensamientos, a la negatividad.  Lo que piensas te afecta de la tal manera que, se manifiesta en sentimientos y también en tu cuerpo.  No te ha pasado si piensas, por ejemplo, que un ser muy querido pudiera morir o sufrir, en el instante te angustias, sientes que te falta el aire, o incluso puedes soltarte en llanto solo de imaginarlo. No contamines tu mente con tanta información triste y alarmante.  No sugiero que vivas desinformado y seas indiferente a la realidad, mi sugerencia es más tener un equilibrio, la mejor forma de saber si estás pensando más en lo negativo y difícil de tu situación o la del mundo, es viendo el resultado de tu estado de ánimo.
  4. Alegría      La alegría es un sentimiento que se produce como resultado de lo que piensas y lo que experimentas.  Nadie va a estar alegre si piensa, por ejemplo, que la vida no tiene sentido.  Alégrate porque tienes esperanza si buscas a Dios, no hay nadie más poderoso y amoroso que Él para comprenderte y ayudarte. Alégrate por lo que tienes, revisa constantemente esa lista de cosas por las que agradeces y sin duda será más fácil estar alegres.  A veces creemos que estar alegres es ser superficiales, sobre todo, si estamos pasando momentos difíciles, claro que no, hay tiempo para llorar y lamentarse, pero no podemos estar en un estado de angustia permanente, es justo y necesario buscar la alegría para poder enfrentar el dolor y los tiempos difíciles.
  5. Fe con hechos    La fe con hechos es practicar las enseñanzas que Dios no ha dejado en las escrituras. Lee diariamente la biblia, si no sabes por dónde iniciar, comienza con los evangelios en el Nuevo Testamento y pon en práctica lo que aprendas.  Si Dios dice que al practicar sus enseñanzas Él estará contigo y te dará su paz, pues no sabrás si es real, hasta que no lo practiques.  Muchas veces decimos que algo no funciona sin haber siquiera intentado hacerlo. Ten una fe que te lleve a la acción.
  6. Bondad      La bondad tiene que ver con la práctica 100%, de que sirve que nos sintamos buenos, si nadie se beneficia de ese sentimiento. La bondad es la disposición de hacer el bien a nuestro prójimo.  Decide practicar la bondad todos los días, ayuda a alguien en necesidad y no solo hablo de lo poco que puedas tener, lo compartas, sino de palabras de ánimo, de hacer favores, de servir con algo que pueda hacer.  Todos podemos practicar la bondad porque no se limita a las cosas materiales, si estamos dispuestos a ser bondadosos, la creatividad nos ayudará a encontrar la forma de hacerlo.

CONCLUSIÓN: Para una gran receta, un gran resultado: La PAZ.  Y no la paz que obtienes momentáneamente, o la paz que entendemos por ausencia de problemas, no, es una paz que ni siquiera podemos entender, que no es lógica a la naturaleza humana, es la paz que sientes en medio de una tormenta, es la paz que alivia el corazón destrozado, es la paz en el alma, en lo profundo.  Es un regalo de Dios. Si Dios lo garantiza, yo le creo ¿y tú?

Me encantaría saber tu opinión, deja aquí tus comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s