PERSEVERANCIA INDISPENSABLE


En los últimos dos meses he tenido que enfrentar tiempos difíciles, de duelo, de confusión en mi corazón, de preguntas sin respuesta y de profundo desánimo. Entre todas las lecciones que vienen con el sufrimiento, hoy quiero hablarte de la Perseverancia, es indispensable porque resume la acción de seguir avanzando, seguir batallando, es sinónimo de superar obstáculos y principalmente es sinónimo de fe y confianza en Dios, no puedes volver a intentar algo, si primero no crees y confianza que vale la pena hacerlo.

Tengo una amiga maravillosa, que me ha acompañado en muchas batallas espirituales que he tenido en mi vida, se llama Jenny Galeano de Mejía, es Guatemalteca, esposa, madre de dos jóvenes que aman a Dios y es una mujer linda por dentro y por fuera, trabaja a tiempo completo ayudando a otras mujeres a acercarse a Dios, es paciente y Dios le ha dado sabiduría en esta labor tan importante que realiza, mientras pelea sus propias batallas. Ella me compartió un devocional que me ayudó a recordar que para Perseverar es indispensable la oración, de todas las acciones que puedes tomar para empezar, orar es la mejor decisión y orar con constancia e insistencia.

Quiero dejarte a continuación el devocional de Jenny, orando porque te mueva a buscar a Dios y fortalecerte en Él, para que puedas perseverar.

Perseverancia es una acción que la mayoría de las personas no practicamos, algunas veces nos cansamos, nos desanimamos, nos desesperamos, nos frustramos y al final desistimos. Aquí te dejo su significado: Firmeza y constancia en la manera de ser o de obrar.
En esta oportunidad te quiero hablar de la perseverancia que debemos tener cuando le oramos a Dios, para ello quiero que veamos la siguiente escritura:
Jesús les contó una parábola para enseñarles que debían orar siempre, sin desanimarse.

Lucas 18:1-5. Les dijo: «Había en un pueblo un juez que ni temía a Dios ni respetaba a los hombres. 3 En el mismo pueblo había también una viuda que tenía un pleito y que fue al juez a pedirle justicia contra su adversario. 4 Durante mucho tiempo el juez no quiso atenderla, pero después pensó: “Aunque ni temo a Dios ni respeto a los hombres, 5 sin embargo, como esta viuda no deja de molestarme, la voy a defender, para que no siga viniendo y acabe con mi paciencia.”»

Esta mujer nos da una gran lección de fe, tenacidad e insistencia. A veces nos podemos sentir como la viuda, solos, desamparados, pero no debemos perder la esperanza.
En medio de los problemas y las angustias, hay un juez justo que desea ayudarnos y hacernos justicia.
Quizás hemos orado ya en varias ocasiones y no hemos obtenido respuesta, es entonces cuando debemos aplicar el ejemplo de esta mujer.
Jesús nos llama a seguir el ejemplo de esta mujer, de orar hasta que miremos la mano de Dios a nuestro favor, según su voluntad.
En esta parábola de la biblia podemos pensar “¿Acaso es Dios un juez renuente? ¿Somos nosotros la viuda marginada? ¿Es la oración un asunto de importunar a Dios, hasta que no resista y nos dé lo que le pedimos?


Al final Jesús nos dice:

Lucas 18:7 Pues bien, ¿acaso Dios no defenderá también a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Los hará esperar?

Nosotros podemos recurrir a Dios en cualquier momento, Dios no se demora, no nos deja en espera o nos dice que llamemos más tarde. “Dios ama el sonido de nuestra voz”, no se esconde cuando le llamamos, Él escucha nuestras oraciones. Por esta razón la biblia dice:

Filipenses 4:6 No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle, y denle gracias también.

Si estamos ansiosos debemos ir a Dios, debemos elegir orar antes de desesperarnos, la paz llega cuando oramos. Jesús nos dice lo que le dijo al ciego:


Lucas 18:41ª ¿Qué quieres que haga por ti?

Dios quiere escuchar que expresamos específicamente nuestras peticiones, por tres razones:

  1. Una oración especifica es una oración importante: Dios ve que lo que le hablamos es importante para nosotros, también lo será para Él.
  2. Una oración específica es una oportunidad para ver a Dios en acción: Cuando Dios nos responde, nuestra fe crece, vemos a Dios obrando en nuestra vida.
  3. Una oración específica crea una carga más liviana: Si Dios es nuestro padre, vamos a descansar en Él.
    Debemos tener la confianza de acercarnos a Dios y hacerle las peticiones de nuestro corazón, hacerlo con confianza, sabiendo que Él nos ama y va a dar lo que es mejor para nuestras vidas.
    Las oraciones con fe tocan el corazón de Dios y las fuerzas malignas se ponen en marcha también para trabajar en desánimo, tristeza, confusión, entre otras cosas, pero Dios es mucho más poderoso y siempre da la victoria. Mientras ores, ten la seguridad que la paz de Dios protegerá tu corazón y tu mente.

Si quieres aprender más, sobre cómo tener una relación profunda con Dios, déjanos un mensaje o envíanos un email y con gusto podemos ayudarte y orar por ti también.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s